domingo, 7 de mayo de 2017

¿Moriré a los 27?

Como he comentado anteriormente, he tenido unos días extraños, no me quejo, es agradable una vida alocada: tengo juventud, trabajo, cero responsabilidades, ¿qué otra cosa podría hacer?
Por supuesto, pasear a donde sea, intentar llenar los vacíos con cenas fuera, mucho alcohol y otras cosas que llegan cuando se tiene con que pagarlas. Todo eso que en mi adolescencia me parecía tan ajeno y me aterrorizaba, eso que nunca imaginé hacer en mis 17, eso es lo que experimento a los casi 26: vida de rockstar alocada con todo y cuando digo TODO es casi todo lo que hace divertida a esta vida.

Hace poco tuve una sobredosis, en realidad no fue para tanto, pero fue extrañamente aterrador hasta que el chorro de vómito escapó de mi boca y fue directo al cubo de basura, hasta ese momento y durante milésimas de segundos deseé estar en la comodidad de mi hogar, acostada viendo algo en Netflix en lugar de estar en ese lugar en el mundo, ese sitio en el que la vida es inhalante diversión. 

Con los sentidos a tope, el corazón literalmente a punto de explotar y mi conciencia a punto de irse, imploré a cualquier ser místico que ese no fuera el final, ¿por qué demonios tendría que acabar mi vida ahí?, vamos, ¡que solo soy una principiante en esto de mezclar sustancias!, ¡maldita sea, no puedo morir, no aquí, no en este momento! Entonces el vómito escapó y tal parece ayudó a mejorar todo. Estoy aquí, es lo que cuenta.

Por eso me pregunto, de seguir este estúpido ritmo de vida, ¿moriré joven?, apenas voy para los 26, ¿acaso estoy matándome lentamente?, ¿moriré a los 27?, la edad es un tanto glamurosa, pero la idea de que ese sea el fin... pues, te diré...

Lo complicado es dejar el ritmo de vida, es alocado y tan perfecto, pero a la vez sé que debo dejarlo, debo alejarme porque no estoy para eso, porque... maldita sea, tan solo un fin de semana más... Bueno, creo que Netflix está para eso, para que en lugar de sobredosis de sustancias, en mi vida haya sobredosis de producciones fílmicas.



Y así las cosas. La buena noticia es que no he probado nada más que algunas cervezas desde que pasó eso, es un buen presagio.

Au Revoir!!

domingo, 30 de abril de 2017

Muchos años con el blog

He hecho un montón de cosas como... embriagarme y... embriagarme. Mi vida va en calma y la buena noticia es que sale para las cheves.
Soñé hace poco con Axl Rose de joven, así con el atuendo blanco que usa en Paradise City, chiquito...
El punto es que estuve viendo las visitas al blog, los comentarios, los post durante años y llegué a la conclusión de que ahora sí es momento de abandonar el barco. Nunca he durado tanto con algo. Recuerdo que a veces incluso amistades que parecieron tan fuertes en un tiempo se esfumaron de repente, sin aviso; trabajos esporádicos, historias inconclusas y relaciones amorosas que agonizan en el olvido, así ha sido siempre, por ello tener este espacio, este changarrito ha sido una de las experiencias más satisfactorias y que me ha evitado el perder la cabeza con la vida tan extraña que me cargo.

Soy una persona solitaria, al final del día, aún cuando me reúno con grandes amistades, al final de día mi vida es solitaria, disfruto de los momentos en mi propia compañía viendo una buena serie y una taza de café, que a veces podría ser cerveza. Pero siempre sola, no es que en verdad tenga a alguien esperándome para que le cuente mis locos días, la verdad es que a nadie le interesa eso, por ello me conecté tanto con este blog, ha sido un escape a mi realidad, burlarme, llorar y enojarme de todo lo que me pasa. Claro, debería ''buscarme'' una pareja, lo sé, es hora de salir y conocer gente, pero honestamente me da flojera empezar de cero, me da flojera pensar en que todo acabe en lo mismo y yo siga sola pero con alguien al lado, eso es lo que quiero evitar, que como siempre termine con alguien que me hace sentir más sola. Y precisamente, me cuesta deshacerme, me cuesta abandonar el blog, aunque sé que solo son palabras, pero es mi refugio, es mi guarida donde soy libre de ser solo alguien que no espera otra cosa que escribir para un extraño.

En septiembre se cumplirán 8 años de haber creado el espacio, ¡8 pinches años chingadamadre!, eso no es algo que suceda a menudo, por ello sé que debería abandonar el barco, debería, pero al carajo, esperaré a que realmente lleguen esos 8 años, a cumplir 8 años contando mi simple estilo de vida y esperando que tú donde sea que estés lo puedas leer. Gracias por al menos abrir el link, eso es algo importante para mi.


Au Revoir!!

viernes, 21 de abril de 2017

Adulta joven

Recuerdo que hace no mucho tiempo era la principal detractora de los bancos, al punto en que juré y perjuré el preferir ahorrar bajo el colchón antes de guardar mi dinero en una cuenta bancaria, ¡cómo cambian las cosas!
Acabo de abrir mi cuenta y depositar mi dinero, que no es mucho, es una modesta cantidad, pero ya empecé. Parece mentira la tranquilidad que eso me ha generado además de lo práctico que es tanto para comprar como cuando me van a pagar algo, ya solo me hacen la transferencia y sin necesidad de salir y gastar en transporte.

Por supuesto que antes tuve cuentas de nomina, pero no es lo mismo que ir y abrir una cuenta porque quieres ahorrar en ella y usarla en lugar de cargar efectivo a donde sea. En poco tiempo por fin veo que las cosas van tomando un rumbo, no es como eso de ''sentar cabeza'', pero sí es parecido, ya pienso más en ahorrar para mañana que en gastar para hoy.

Y en otros temas, he estado en mi momento random, el miércoles todo el día estuve en Mexicali, ¿haciendo?, pues por trabajo, pero de esos trabajos que disfrutas, ¡cambia todo! Meses atrás sufría por no tener trabajo, ahora tiempo me falta para terminar los pendientes, ¡gracias a quienes me animaron con sus comentarios, seguro la buena vibra que me mandaron me alentó a seguir! Quizás no es tanto, pero ahora es perfecto, por fin veo la luz entre tanta preocupación anterior.

Estoy disfrutando mucho mis trabajos, uno de ellos es mi trabajo en el Estadio de los Toros, específicamente con una televisora online que transmite los partidos de béisbol, se trabaja en vivo y se me pasan las horas volando. Entre los beneficios es que estoy aprendiendo más sobre este medio, el deporte que juro no sabía ni papas de ello, ahora ya hasta me aprendí los nombres de algunos jugadores (los que me gustan, jeje).

En casa las cosas van bien, aunque casi no estoy aquí, digamos que solo vengo a dormir y medio comer, porque no da tiempo, ando de aquí para allá.

Tengo ganas de una Mac, pero no sé si una macbook o una mini mac, de esas que son solo el cpu, si pudiera comprar las dos, que mejor, porque para lo que tengo planeado voy a ocupar una de escritorio para mi trabajo en casa y una portátil para los proyectos que toque hacerlos fuera, igual como un backup de datos (serviría un disco duro externo, pero a veces las compus se rockstarean y tener dos sirve y mucho).

Creo que eso es lo más relevante, quería compartirles mi tranquilidad, ¡ya era hora!
Me voy a los tacos, luego nos leemos... 

Au Revoir!!

lunes, 3 de abril de 2017

¿Apoco soy de los pocos sobrevivientes en blogger?

Digo, porque ya la mayoría se ha pasado a twitter o a youtube, así las cosas, como que la vieja ola de bloggers nacionales se cansó del formato blog escrito, pero como buena norteña, seguimos aquí, ¡fierro! ¿y la carne asada?

Fuera de bromas, ¡no se vayan!, quizá no vayan a escribir tan seguido, pero de plano no abandonen el lugar. En fin...

Como les conté la ocasión anterior, estoy de vuelta en casa, en mi tijuaneada realidad. Pensé que las cosas serían distintas, pero a menos de una semana de haber vuelto conseguí un empleo, un amigo dice que mi vida es tan random: un día estoy paseando por la selva chiapaneca y al otro estoy trabajando en las transmisiones de los partidos de béisbol en Tijuana, y sí, hasta mi madre opina que mi estilo de vida es impredecible.

Mi nuevo empleo es entretenido y agradable, pese a que me he estresado al no tener tanta práctica en transmisiones en vivo, yo tan acostumbrada a la edición y el render, sin duda me ha desconcertado eso de tener listo al instante un gráfico o correr un video en breve para dejarlo congelado antes de que la imagen se vaya a negro, por ello le he tomado cariño a los cortes comerciales: esos segundos son los que me dan algo de paz. 

Y sobra explicar que hasta la semana pasada ignoraba el significado de MVP, desconocía la diferencia entre una carrera de una entrada, por cierto, ¿9 entradas?, juro que lo primero que me pregunté a mi misma fue ¿y el medio tiempo?, ¿cuando van a meter gol? Así de triste la situación.

Lo bueno es que no soy la única que la caga, ya sé, ese es el consuelo de los mediocres, pero es lo que hay, vamos, hay que aceptar que esto de morir acompañado es mejor que morir solo. 

¿Y qué sigue después, Jous? Lo que sigue es esperar, porque en primera me gusta el trabajo, quizás después haya algo más, pero por ahora estaré ahí hasta que la temporada termine. Eso sí, mis otros bebésh (mis proyectos) siguen en desarrollo, ahí la llevo, nada mal basta decir.

En otros temas, ¿qué onda con el ending de la nueva temporada de Shingeki No Kyojin?, parece dedicado a satanás, ni de pedo lo escucho (y veo) en la noche sola en mi cuarto, es que está para tener pesadillas.



Y cambiando otra vez de tema, mi gordo está tuerto: al volver del viaje llego a abrazarlo como siempre y me encuentro con su ojito izquierdo lleno de lagañas, ya que lo medio limpié con manzanilla, que me doy cuenta de que está azul (sus ojos son amarillos), como si tuviera glaucoma o algo por el estilo, como era bastante noche no pude hacer más. Ya en la mañana lo ví de nuevo y su ojo no tenía ni lagañas ni nada, estaba normal, pero con eso azul y al verlo mejor con la luz del Sol, me dí cuenta de que se había peleado, pero todas las heridas estaban cicatrizadas, ¿qué hiciste en mi ausencia, gordo?

Algo me dice que anduvo de rebelde mientras yo estaba fuera de la ciudad.
Esta foto se la tomé en la mañana que lo revisé, además de peleonero, lo encontré más gordo. Mi madre pegó el grito en el cielo al verlo descansar en sus macetas.


Bueno, por ahora creo que acabé de narrar mis anodinas experiencias, aunque volveré...
Por cierto, es neta, ¿por qué se van?, ok, no está tan de moda como antes eso de escribir un blog, pero come on!, esa no es razón para dejar tan entrañable espacio.

Au Revoir!!  

martes, 28 de marzo de 2017

De nuevo en Tijuana

Estuve cerca de un mes lejos de mi querido ranchito llamado Tijuana. Debo mencionar que todavía tengo algo desfasado el horario, así que me despierto temprano y me duermo temprano, creo que es mejor a como estaba antes.

No es como que mi espíritu esté renovado, pero sí estoy más realista y menos paranoica, además de haber adquirido mayor confianza respecto a mi capacidad para mantener bajo control las cosas, la confianza ha vuelto.

¿A dónde fui? A un montón de lugares, quisiera haber vuelto a la mítica CDMX, pero no fue posible así que me centré en visitar el sur de la república: paisajes naturales que parecen pintados por un experimentado artista, belleza inigualable y calor implacable, ¡cuánto calor por todos los cielos! ¿Cómo es posible que esa gente vive en un clima de pegajoso calor? Es que te bañas y a los 20 segundos ya estás sudando, estás apestando a sudor. Así uno no vive. Además de los mosquitos e infinidad de insectos pertenecientes a ese ecosistema.

En fin, fue bastante bello todo y tomé muchas fotos, ya hacía falta otro viajecito de un mes. Ahora que vuelvo veo que uno de mis proyectos ha florecido, eso me alegra, de hecho por esta razón necesitaba volver para dedicarme a ello, porque cuando un proyecto va floreciendo es cuando más se debe estar atento para crear el material que haga falta.

He descubierto tanto en este viaje, más que viaje a nivel diversión y fiesta, fue tan filosófico y sociológico, pude comprender aún más la idiosincrasia del mexicano, también esas características que distinguen a un mexicano de norte, centro y sur, incluso referente a la flora y fauna. Material para un estudio hay, creo que por eso me hacía tanta falta mi computadora, para plasmar esas ideas que llegaron a lo largo de mi travesía.

Y bueno, sobra decir que estoy bastante bien.

Dejo el soundtrack que me acompañó en mi travesía, seguro alguna canción te gustará:



Au Revoir!!

viernes, 3 de febrero de 2017

¿Cuándo fue que todo se fue al carajo?

No sé como pero de pronto en lugar de avanzar parece que vuelvo, es más, voy a peor que como estaba.
Tanto de hablar de finanzas, me refiero a mis relaciones. 

No puedo quejarme de mis amistades, la verdad es que son grandes personas y creo que sino fuera porque sé que están ahí, quizás estaría vuelta loca, triste. Me he mantenido ocupada en una u otra cosa, he visto a un par de amigos a menudo, hablamos seguido de lo que sea, aunque prefiero no mencionar muchas cosas ya, es que conforme pasa el tiempo descubres que es mejor hablar trivialidades y pasarla bien que comentar temas que sí se sienten.

El problema es mi familia. Parece como una segunda adolescencia, creo que es la mejor manera de describirlo. Nunca ha sido una familia demasiado avispada, al contrario, malentienden las cosas y a estas alturas estoy segura de que todavía no tienen idea de qué clase de persona soy. Probablemente sea mi actitud, quizás el problema soy yo.

A veces intento cambiar, quiero ser alguien agradable, quiero tener un gesto lindo y preparo algo espontáneo que termina convirtiéndose, mejor dicho, revirtiéndose a mi. El otro día intenté acercarme y hablar, pensé que sería buena idea comentar mis planes, digo, al fin y al cabo es una manera de reparar la relación, pero todo salió mal: me desesperé porque mientras yo hablaba pretendían estar escuchándome y en un momento me encontré hablando sola, así que con toda la impotencia no toleré y me quejé, por supuesto, quedé como una neurótica.



Me siento como una extraña. Hay ocasiones en las que le digo a mis sobrinas que le bajen un poco a su alboroto, porque me he estado dedicando a editar videos y necesito ajustar sonidos, o luego estoy hablando por teléfono, y por el simple hecho de decirles que no griten ya me tachan de amargada. Es como un mantra que repiten a diario y cuando creen que no escucho se la pasan diciendo que estoy amargada, que me hace falta un novio, que necesito hacer esto, aquello. Sinceramente no creo que sea alguien amargado, al contrario, me siento animada al tener mis proyectos y preparar tantas cosas, hablo con mis amigos, salgo a menudo, ¿eso es estar amargado? O hacen un completo desastre entre platos sucios y vasos, yo uso la misma taza de café todos los días para no ensuciar, luego me dicen que nunca limpio los platos, la última vez que quise dejar la casa ordenada y limpia: ¡solo duró 5 minutos! Eso a cualquier le quita las ganas de mover un solo dedo, peor, cuando exigí que mantuvieran limpio ¡se fueron contra mi por amargada! Por piedad, ¿alguien podría ponerse en mis zapatos tan solo un momento?

Les he comentado las mismas cosas infinidad de veces y parecen nunca escucharme, luego se molestan porque no confío en ellos, porque nunca les digo nada. Estoy consciente de que en ocasiones mi manera de hablar es algo petulante o de repente sale algo en televisión y yo hablo sobre las tomas o el tipo de efectos que utilizaron, eso llega a ser molesto, pero se la pasan viendo telenovelas últimamente, ¡ven Parodiando!, no tienen derecho a criticarme... ¿o sí?

Me he conformado con que dejen atrás el tema de los hijos, saben que no quiero, además aceptan a mis gatos, eso es demasiado bueno, porque mis gatos son el único lujo que puedo darme.

Sino fuera por mi cara y ese parecido a mis padres, pensaría que fui adoptada. En fin, tener familia implica tantas cosas... ¿por qué la gente es tan complicada?, ¿por qué mi familia es tan complicada?

Ni hablar...

Au Revoir!!

lunes, 23 de enero de 2017

Libertad financiera

Entre mis dudas existenciales está aquella sobre mi tan ansiada libertad financiera. Es que tengo cosas por realizar y ya no es tanto el que tenga o no dinero, es que parece que ese ratoncito ha dejado de correr en la ruedita y la creatividad está detenida.

Hoy solo pude escribir un pequeño texto, se trata de la crítica/recomendación de una serie shojo de anime, pero hasta ahí. Esperaba que fuera un día bastante productivo, escribir horas y horas, pero solo ha desaparecido mi elocuencia escrita.

Estos días han sido raros, primero porque mi situación laboral ha caído en un limbo entre un par de sitios y el actual (el lugar del que ya me desahogué un poco). Claro que, por lo pronto desesperada no me encuentro aún.

Por otro lado, mi alma máter parece no querer dejarme ir y de un lado u otro no puedo concluir, siento tan lejano mi acto académico que duele, lo peor es que esta vez no será por falta de dinero ni tiempo, sino que la suerte parece haberme dejado de lado (solo en este aspecto).

Tengo tantos deseos de caminar por ahí con calma y recuperar la inspiración, pero esa tormenta me lo impide, hace demasiado frió y creo que no se si es lo que quiero. Últimamente solo recurro al blog cuando la menstruación me pone la vida de cabeza. 

Parezco niña en mis 18, llena de confusiones y sin saber a donde ir, me la he pasado consultándole a mi madre qué hacer, creo que ni a los 5 años era tan dependiente de sus opiniones, ¡es una gran fortuna que no sea madre porque imaginen a mi pobre hij@ con una mamá tan infantil!

Sin embargo, este blog todo el tiempo va cumpliendo su función original: auxiliarme en momentos de estrés mental y sequía creativa, de modo que un rato descargando mis dudas y pesares en un post me llevan a generar una y otra idea para escribir.

Mi cabeza es una enrredadera. 

Lo bueno es que no tengo hijos ni deudas, ni novio ni nada más...

Es un alivio que ahora mis problemas se limiten a la creatividad...

Au Revoir!!


lunes, 16 de enero de 2017

Experiencias inicio 2017- Parte 1

Por ahí leí un texto que decía: ''Vivimos cumpliendo los sueños de otros en lugar de cumplir los propios''

Estuve meditando esa frase en la noche, incluso tuve sueños referentes a ello, ¿qué tan difícil es cumplir un sueño? En este tiempo (desde que no publico post) han pasado cosas, como que tengo empleo, que ya pagué deudas y cada vez tengo más claro lo que quiero hacer de mi vida (además de viajar).

Y como que me sumergí unos días en la rutina y deje de ver como prioridad mis sueños a corto plazo (como la razón para trabajar que era tener para los derechos de autor de mi libro o mi sitio de noticias), me sumergí en un espejismo puramente Godínez, donde mi felicidad era que compraran la nueva computadora para el trabajo y encontrar café calientito por las mañanas.

A la par de lo anterior, la creatividad brilló por su ausencia. Así que entre el letargo me topé con esa frase y desperté.

Me gusta lo que hago, de eso no tengo quejas, porque al final sí, he aprendido un montón en este poco tiempo, ya tengo claro que tengo que hacer para continuar, aunque, a veces no todo es miel sobre hojuelas. Preguntarán el por qué, así que, preparen sus ojos para una lectura intensiva, les aseguro que se tardarán más en leerlo que yo en escribirlo, es que escribo demasiado rápido.

El lugar donde laboro es una pequeña oficina al centro de la ciudad, es buena ubicación salvo por una cosa: tardo a veces hasta hora y media para llegar al trabajo y del trabajo a mi casa, es decir, 3 horas diárias en transporte público, mismas horas que se restan a mis horas de ocio y sueño. Por ese lado resulta deprimente, ya que soy de esas personas que sufren como Precious cuando tienen que levantarse temprano y yo entro a las 7:25... ¡quién carajos pone la puta hora de entrada a las 7:25!, ¿acaso era tan pinche difícil poner 7;30?

Y a lo anterior hay que sumarle que debo usar 2 transportes, ni modo. Obvio, apenas voy recuperándome de toda la gordura decembrina, ahí la llevo. Aunque la mayoría del tiempo llego de cinco a 15 minutos tarde, en  mi defensa: cada vez hay más gente en la ciudad y los camiones pasan llenos, ignorándome.

De por sí eso es horrible, ahora hay que sumarle a los jefes/empleadores...
¡Jesús bendito! Les urge un diplomado en ''Como tratar a tus colaboradores de buen modo''. 
Cuando llegué, como en todo, pensé que eran buena onda, aunque noté un poco rara su actitud, en mi estupidez me imaginé que era la falta de confianza al inicio. Él es un viejito de setenta y tantos, como cualquier ruco, trae otras ideas, y contra eso no se puede, pero a veces es como... si tiene algún reclamo para ti, él jamás te lo dirá, siempre mandará a la esposa y fingirá que él no fue, aparte de ser un clasista.

La esposa... si tiene un mal día ¡agárrate!, arremete contra mi. El otro día me pidio un reporte diario de mis actividades, dando a entender que no hago nada, así que le envié un reporte detallado de lo hecho diario, porque era lo que había pedido, antier llegó con mala cara y me regañó por mandarle el reporte alegando que no era necesario enviarlo diario. Lo que yo hago es manejar redes sociales, sistema de correo, hacer flyers (que un freelance cobra caro por hacerlos), publicar anuncios en páginas, actualizar las bases de datos (correos), hacer banners para fechas especiales y cumpleaños, manejar también anuncios para unos departamentos que rentan (responder mensajes y correos, hacer anuncios), también he arreglado algún programa (obvio, de acuerdo en mis humildes conocimientos), de repente hago una limpieza en la oficina (junto con la otra chica, cosa que no nos pesa, igual ahí pasamos todo el día). Suena poco, pero cada cosa lleva su tiempo y no es solo una cosa por actividad, ¡son varias!

Quien se dedica al diseño sabrá que hacer un flyer para vender un intangible (en este caso, seguros) no es una tarea que se haga en 10 minutos, primero porque debes buscar imágenes, colores, tipografías y elegir el mensaje que llevará, a ese tiempo de planeación se le suma el tiempo de edición, para no hacer cualquier porquería, por supuesto se lleva un rato ajustando detalles y mínimo dos propuestas. Pues esta señora piensa que soy una máquina de hacer flyers y diseños, se entiende que no sepa, pero hay maneras de dirigirte a las personas y a veces veo que poco le falta para tronarme los dedos. 

No mentiré, la situación es teeeeeeeeeeensa. Hay días que no pasa nada, me refiero a que todo va tranquilo y sin ningún tipo de diferencias, pero hay otros en los que de plano parece que solo buscan una forma de reprocharme algo. En ocasiones tengo listos los pendientes, los pide y aunque sepa que todo va bien, algo, algo encuentra para decirme que no estoy haciendo bien las cosas.

A todo súmenle que se estaban haciendo patos para aumentarme el sueldo, porque al entrar quedamos en que 4 semanas estaría ganando como un ''sueldo de prueba'' y a partir de la 5ta, semana ya llegaría mi aumento, pues ya era la 6ta semana y nada! ese día fue la primera vez que tuvimos una diferencia.
La asistente no llegó, pues tuve que responder llamadas, y no es nada del otro mundo, cuando ella tenía que ir al sanitario o a comprar algo de beber, simplemente yo tomo la llamada y anoto el nombre de la persona y el motivo de la llamada. Así que ese día yo como cualquier otro momento, tomé la llamada, pedí nombre y anoté el asunto, ni lo hubiera hecho, porque la mujer hizo mala cara, dijo que así no se tomaban las llamadas, que anotara exactamente hora, fecha, número telefónico y sabe que tanto, pero que no solo lo anotara en una libreta, que lo anotara en dos libretas. Pero lo dijo en una forma tan mamona, tan ojete que sí me molesté y les dije ''Pues, no sabía que entre mis actividades estaba el ser recepcionista, como no lo soy, yo creo que por eso lo hago todo mal'', las caras que hicieron son de antología... admito que fui demasiado irónica, quizás debí haber sido más sutil. No, no me corrieron, hablamos y me reprocharon que todavía no tenía resultados, apenas llevaba una semana de haber implementado los nuevos flyers (que estaban culerísimos los que tenían) y cambiar el logo (una cosa verde horrible y al final solo quisieron que le cambiara los colores), les dije que iba a tardar de 3 semanas a 1 mes para tener resultados y les valió, me cagaron el palo por un friego de cosas, me sentí como bombardeada y no aguanté y les saqué el tema del sueldo. Al final si lo subieron, claro, el dinero de la semana que deberían haber empezado a pagarme más, se perdió entre el olvido...

Hace poco, iniciando año tuvimos un leve roce, de ese no me arrepiento. Yo estaba haciendo mis asuntos, luego el doñito me pidió que le ayudara en algo, luego ella me decía que quería una cosa, y así, con uno y otro haciendo aquí y allá a como podía, deje un ratito de editar un flyer para avanzar en esos pendientes y continuar tranquila la edición. Pues de repente con la voz más mas mamona de su repertorio me dice ''¿Ya me puedes enseñar lo que has hecho?, ¿ o estás muy ocupada?'' mamona y aparte intentando ser sarcástica. Sentí como si me hayan mentado la madre, tomé mi orgullo y fui a mostrarle los avances, todo bien, sin embargo, a la mujer se le dio la verborrea y comenzó a echarme en cara que era lenta para hacer mi trabajo, como si yo fuera una esclava comenzó a ordenarme hacer varias cosas, así, a la vez y que las quería ese mismo momento, para entonces yo ya estaba que me llevaba la jodida y le dije: '

- Pues sí, voy a hacer todo eso, pero tampoco soy Flash como para hacerlo todo tan rápido

¡Ni hubiera dicho nada jaja! Porque me lanzó mirada asesina y dijo:

-¿Qué es esa clase de respuesta?

-Pues eso

-¿Cómo que ''eso''?

-Sí, lo que es. Yo no puedo hacerlo todo al mismo tiempo. Esas actividades requieren atención y un cierto tiempo para hacerlas bien, de otra manera me es imposible.

-Esa no es la clase de respuesta adecuada, no debes responder de esa manera, no estamos en un ring de box para pelear, estamos trabajando en equipo y tú solo te muestras como si fuéramos enemigos.

-No es eso, es que le estoy diciendo la verdad, usted quiere que haga todo eso en cinco minutos cuando es humanamente imposible, tengo pendientes que atender y necesito avanzar.

Ante mi postura, simplemente giró los ojos y dijo que continuara con lo mio. Pero todo el rato estuvo con cara de pocos amigos como si esperara que yo me disculpara...

Aunque, debo admitir que estos días le ha bajado a sus dosis de mamona, ha estado relativamente inofensiva. Solo espero no verme en la necesidad de recordarle a su jefecita o mandar todo al carajo.

Mi hermana me dijo que los mande al carajo y les diga sus verdades antes de irme, jajaja

Por ahora estoy aguantando, no tengo ya nada que perder, porque afortunadamente mis deudas se han ido. Así que solo esperaré.

¿Y ustedes qué horribles experiencias laborales han tenido?