Ir al contenido principal

Soundtrack de una adolescente en 2006 / 2007

Yo fui una adolescente wanna be punk-rocker acomplejada con lo emo, odiaba que insinuaran que lo era.
La música por supuesto que fue parte fundamental, sobre todo después de una de las mil discusiones con mis padres  por mi actitud ''rebelde'', siempre respondona y culpándolos de ''no entenderme'', no quererme... es que eran mis enemigos en ese entonces.

Y yo, de niña ''ruda'', me encerraba sin cenar en el cuarto como si eso fuera a dañar a mis padres, el punto era hacerlos sentir culpables por no entenderme y luego culparlos por no sentirse culpables, una completa idiotez.

¿Qué escuchaba a todo volume?
Pues...


Mi príncipe azul era Gerard Way, no había uno más guapo. Ahora que lo veo, no estaba tan atractivo, pero cuando eres puberta te dejas encandilar por cualquiera... aún lo amo.

La clásica, clásica después de discutir con mi papá por ser tan, tan yo, era:



Por supuesto, luego de 10 años me doy cuenta de que lo único que necesitaba era cariño y atención de mis padres. En ese momento atravesábamos por situaciones complicadas ajenas a mi, entonces yo era tratada como una niña y me hacían a un lado. No sé si llamarlo buena suerte, pero mis amistades preparatorianas eran lo que se considera nerds, así que, eso me convirtió en una de las más atrevidas del grupo, lo más osado que llegué a hacer fue pintearme una clase para ir a comer pizza...



Quizás si mis amigos hubieran sido... ''normales'', tal vez, habría probado la mariguana antes, habría tenido un novio, habría perdido la virginidad antes, habría tenido mi primer borrachera antes de los 18. Pero no, me limité a ser una ñoña que se peleaba con sus padres y se encerraba a escuchar a Green Day, ver anime, leer Sherlock Holmes, la Saga Crepúsculo, Crónicas Vampíricas de Anne Rice... ver cuantas películas me fuera posible, escribir cuentos cursis y jugar mi Guitar Hero.

Una de las canciones que marcaron esa época fue:


Amé tanto a Sum 41 que forma parte de mi colección de CD's, esa colección es de mis más preciadas posesiones, no pienso, ni de broma deshacerme de ella.

Una banda que no podría faltar es AFI, ¡marcó mi año!
Dave Havok!!!!



La primer canción que escuché de ellos fue:



Y era un constante debate si llamarlos ''AFI'' tal cual se lee, o llamarlos ''ei ef ai'' como la pronunciación de las siglas en el idioma original. Después de todo ¿qué podría ser más emo que AFI y los looks de Havok?

Ahora sí, ni me vengan con ''yo siempre supe que el video hacía referencia a The shinning'', ni madres, que la gran mayoría ni sabíamos hasta que googleamos sobre la canción, lo veíamos y ''oh, qué guapo el Jared, que buena canción'' pero nada de ''es el Resplandor''...



Otra de las bandas hipermegaarchirequeterecontra amadas era:



La persona que escuchaba a P!ATD por lo regular también guardaba en su mp3 o su ipod nano a:



Si me dieran un peso por cada vez que repetí esta canción en mi mp3 a todo volume... les juro que ahora estaría en mi yate cruzando el Atlántico con una margarita en mi mano y Paramore tocando Misery Business.



La que no se haya sentido poderosa cantando a todo pulmón esta canción... seguro miente, miente porque las chicas enloquecimos con esta rolita e independiente del mensaje, fue también un himno para las adolescentes, ¿quién no deseaba ser Hayley Williams y patearle el trasero a la chica del video?




Adolescente mexicana wannabe punk-rocker de 2006 que se respetara iba a escuchar a Panda, y eso tan ''innovador'' de usar ''x'' en lugar de ''a'', ¡hardcore!



Imaginen la escena: la morrita malcriada que se pelea a cada rato con sus padres, rogándole a mami que le compre el nuevo CD de Panda... y ahí va mi madre a comprarme el CD, es más, la hice llevarme a buscarlo porque en la Disco éxitos de Plaza Carrousel estaba agotado, fuimos hasta la Ley de Otay donde había un montón. Y sí, aún lo tengo y preferí comprar uno pirata para nunca usar el original, ahí sigue sin un solo raspón.
Y también Pepe Madero era mi amor soñado.

Claro, no todo era basura musical, también era una obsesionada con AC/DC:


Y me declaro culpable de haber emulado el estilo de Angus Young usando saco, corbata, falda de la escuela, tenis rotos y ese parche de AC/DC que aún conservo...



Esta se la dedicaba el niño que me gustaba y nunca me peló... pero, ¿cómo me iba a pelar si nunca le hablé? Me daba pánico hablarle, me convertía en muda cada que estaba cerca... A veces me pasa con el que me gusta, pero ya son solo pequeños lapsos de silencio, ahora aplico la de cambio de tema o bromas tontas para no verme tan nerviosa.


Por supuesto que no podía faltar música tijuanense. Siempre quise ir a una de sus tocadas, pero no, nunca me dieron permiso mis padres...

Para los momentos cursis/emo/llorar:



Y claro, los gustos culposísimos que nadie se anima a admitir:

¿Por qué? Porque estábamos (todos, no mientan) en no ser ''wannabe'' y ellos eran exactamente eso.



¿Alguien podría pasarme estas canciones por infrarojo?


Bueno, hay que cerrar con broche de oro...

La canción que marcó mi adolescencia fue:



Au Revoir!!

Comentarios

  1. Uuuh... que tiempos y que años jaja, buena música
    saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Somos tan distintos!... Por eso te quiero, niña.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario