viernes, 21 de abril de 2017

Adulta joven

Recuerdo que hace no mucho tiempo era la principal detractora de los bancos, al punto en que juré y perjuré el preferir ahorrar bajo el colchón antes de guardar mi dinero en una cuenta bancaria, ¡cómo cambian las cosas!
Acabo de abrir mi cuenta y depositar mi dinero, que no es mucho, es una modesta cantidad, pero ya empecé. Parece mentira la tranquilidad que eso me ha generado además de lo práctico que es tanto para comprar como cuando me van a pagar algo, ya solo me hacen la transferencia y sin necesidad de salir y gastar en transporte.

Por supuesto que antes tuve cuentas de nomina, pero no es lo mismo que ir y abrir una cuenta porque quieres ahorrar en ella y usarla en lugar de cargar efectivo a donde sea. En poco tiempo por fin veo que las cosas van tomando un rumbo, no es como eso de ''sentar cabeza'', pero sí es parecido, ya pienso más en ahorrar para mañana que en gastar para hoy.

Y en otros temas, he estado en mi momento random, el miércoles todo el día estuve en Mexicali, ¿haciendo?, pues por trabajo, pero de esos trabajos que disfrutas, ¡cambia todo! Meses atrás sufría por no tener trabajo, ahora tiempo me falta para terminar los pendientes, ¡gracias a quienes me animaron con sus comentarios, seguro la buena vibra que me mandaron me alentó a seguir! Quizás no es tanto, pero ahora es perfecto, por fin veo la luz entre tanta preocupación anterior.

Estoy disfrutando mucho mis trabajos, uno de ellos es mi trabajo en el Estadio de los Toros, específicamente con una televisora online que transmite los partidos de béisbol, se trabaja en vivo y se me pasan las horas volando. Entre los beneficios es que estoy aprendiendo más sobre este medio, el deporte que juro no sabía ni papas de ello, ahora ya hasta me aprendí los nombres de algunos jugadores (los que me gustan, jeje).

En casa las cosas van bien, aunque casi no estoy aquí, digamos que solo vengo a dormir y medio comer, porque no da tiempo, ando de aquí para allá.

Tengo ganas de una Mac, pero no sé si una macbook o una mini mac, de esas que son solo el cpu, si pudiera comprar las dos, que mejor, porque para lo que tengo planeado voy a ocupar una de escritorio para mi trabajo en casa y una portátil para los proyectos que toque hacerlos fuera, igual como un backup de datos (serviría un disco duro externo, pero a veces las compus se rockstarean y tener dos sirve y mucho).

Creo que eso es lo más relevante, quería compartirles mi tranquilidad, ¡ya era hora!
Me voy a los tacos, luego nos leemos... 

Au Revoir!!

lunes, 3 de abril de 2017

¿Apoco soy de los pocos sobrevivientes en blogger?

Digo, porque ya la mayoría se ha pasado a twitter o a youtube, así las cosas, como que la vieja ola de bloggers nacionales se cansó del formato blog escrito, pero como buena norteña, seguimos aquí, ¡fierro! ¿y la carne asada?

Fuera de bromas, ¡no se vayan!, quizá no vayan a escribir tan seguido, pero de plano no abandonen el lugar. En fin...

Como les conté la ocasión anterior, estoy de vuelta en casa, en mi tijuaneada realidad. Pensé que las cosas serían distintas, pero a menos de una semana de haber vuelto conseguí un empleo, un amigo dice que mi vida es tan random: un día estoy paseando por la selva chiapaneca y al otro estoy trabajando en las transmisiones de los partidos de béisbol en Tijuana, y sí, hasta mi madre opina que mi estilo de vida es impredecible.

Mi nuevo empleo es entretenido y agradable, pese a que me he estresado al no tener tanta práctica en transmisiones en vivo, yo tan acostumbrada a la edición y el render, sin duda me ha desconcertado eso de tener listo al instante un gráfico o correr un video en breve para dejarlo congelado antes de que la imagen se vaya a negro, por ello le he tomado cariño a los cortes comerciales: esos segundos son los que me dan algo de paz. 

Y sobra explicar que hasta la semana pasada ignoraba el significado de MVP, desconocía la diferencia entre una carrera de una entrada, por cierto, ¿9 entradas?, juro que lo primero que me pregunté a mi misma fue ¿y el medio tiempo?, ¿cuando van a meter gol? Así de triste la situación.

Lo bueno es que no soy la única que la caga, ya sé, ese es el consuelo de los mediocres, pero es lo que hay, vamos, hay que aceptar que esto de morir acompañado es mejor que morir solo. 

¿Y qué sigue después, Jous? Lo que sigue es esperar, porque en primera me gusta el trabajo, quizás después haya algo más, pero por ahora estaré ahí hasta que la temporada termine. Eso sí, mis otros bebésh (mis proyectos) siguen en desarrollo, ahí la llevo, nada mal basta decir.

En otros temas, ¿qué onda con el ending de la nueva temporada de Shingeki No Kyojin?, parece dedicado a satanás, ni de pedo lo escucho (y veo) en la noche sola en mi cuarto, es que está para tener pesadillas.



Y cambiando otra vez de tema, mi gordo está tuerto: al volver del viaje llego a abrazarlo como siempre y me encuentro con su ojito izquierdo lleno de lagañas, ya que lo medio limpié con manzanilla, que me doy cuenta de que está azul (sus ojos son amarillos), como si tuviera glaucoma o algo por el estilo, como era bastante noche no pude hacer más. Ya en la mañana lo ví de nuevo y su ojo no tenía ni lagañas ni nada, estaba normal, pero con eso azul y al verlo mejor con la luz del Sol, me dí cuenta de que se había peleado, pero todas las heridas estaban cicatrizadas, ¿qué hiciste en mi ausencia, gordo?

Algo me dice que anduvo de rebelde mientras yo estaba fuera de la ciudad.
Esta foto se la tomé en la mañana que lo revisé, además de peleonero, lo encontré más gordo. Mi madre pegó el grito en el cielo al verlo descansar en sus macetas.


Bueno, por ahora creo que acabé de narrar mis anodinas experiencias, aunque volveré...
Por cierto, es neta, ¿por qué se van?, ok, no está tan de moda como antes eso de escribir un blog, pero come on!, esa no es razón para dejar tan entrañable espacio.

Au Revoir!!