lunes, 16 de enero de 2017

Experiencias inicio 2017- Parte 1

Por ahí leí un texto que decía: ''Vivimos cumpliendo los sueños de otros en lugar de cumplir los propios''

Estuve meditando esa frase en la noche, incluso tuve sueños referentes a ello, ¿qué tan difícil es cumplir un sueño? En este tiempo (desde que no publico post) han pasado cosas, como que tengo empleo, que ya pagué deudas y cada vez tengo más claro lo que quiero hacer de mi vida (además de viajar).

Y como que me sumergí unos días en la rutina y deje de ver como prioridad mis sueños a corto plazo (como la razón para trabajar que era tener para los derechos de autor de mi libro o mi sitio de noticias), me sumergí en un espejismo puramente Godínez, donde mi felicidad era que compraran la nueva computadora para el trabajo y encontrar café calientito por las mañanas.

A la par de lo anterior, la creatividad brilló por su ausencia. Así que entre el letargo me topé con esa frase y desperté.

Me gusta lo que hago, de eso no tengo quejas, porque al final sí, he aprendido un montón en este poco tiempo, ya tengo claro que tengo que hacer para continuar, aunque, a veces no todo es miel sobre hojuelas. Preguntarán el por qué, así que, preparen sus ojos para una lectura intensiva, les aseguro que se tardarán más en leerlo que yo en escribirlo, es que escribo demasiado rápido.

El lugar donde laboro es una pequeña oficina al centro de la ciudad, es buena ubicación salvo por una cosa: tardo a veces hasta hora y media para llegar al trabajo y del trabajo a mi casa, es decir, 3 horas diárias en transporte público, mismas horas que se restan a mis horas de ocio y sueño. Por ese lado resulta deprimente, ya que soy de esas personas que sufren como Precious cuando tienen que levantarse temprano y yo entro a las 7:25... ¡quién carajos pone la puta hora de entrada a las 7:25!, ¿acaso era tan pinche difícil poner 7;30?

Y a lo anterior hay que sumarle que debo usar 2 transportes, ni modo. Obvio, apenas voy recuperándome de toda la gordura decembrina, ahí la llevo. Aunque la mayoría del tiempo llego de cinco a 15 minutos tarde, en  mi defensa: cada vez hay más gente en la ciudad y los camiones pasan llenos, ignorándome.

De por sí eso es horrible, ahora hay que sumarle a los jefes/empleadores...
¡Jesús bendito! Les urge un diplomado en ''Como tratar a tus colaboradores de buen modo''. 
Cuando llegué, como en todo, pensé que eran buena onda, aunque noté un poco rara su actitud, en mi estupidez me imaginé que era la falta de confianza al inicio. Él es un viejito de setenta y tantos, como cualquier ruco, trae otras ideas, y contra eso no se puede, pero a veces es como... si tiene algún reclamo para ti, él jamás te lo dirá, siempre mandará a la esposa y fingirá que él no fue, aparte de ser un clasista.

La esposa... si tiene un mal día ¡agárrate!, arremete contra mi. El otro día me pidio un reporte diario de mis actividades, dando a entender que no hago nada, así que le envié un reporte detallado de lo hecho diario, porque era lo que había pedido, antier llegó con mala cara y me regañó por mandarle el reporte alegando que no era necesario enviarlo diario. Lo que yo hago es manejar redes sociales, sistema de correo, hacer flyers (que un freelance cobra caro por hacerlos), publicar anuncios en páginas, actualizar las bases de datos (correos), hacer banners para fechas especiales y cumpleaños, manejar también anuncios para unos departamentos que rentan (responder mensajes y correos, hacer anuncios), también he arreglado algún programa (obvio, de acuerdo en mis humildes conocimientos), de repente hago una limpieza en la oficina (junto con la otra chica, cosa que no nos pesa, igual ahí pasamos todo el día). Suena poco, pero cada cosa lleva su tiempo y no es solo una cosa por actividad, ¡son varias!

Quien se dedica al diseño sabrá que hacer un flyer para vender un intangible (en este caso, seguros) no es una tarea que se haga en 10 minutos, primero porque debes buscar imágenes, colores, tipografías y elegir el mensaje que llevará, a ese tiempo de planeación se le suma el tiempo de edición, para no hacer cualquier porquería, por supuesto se lleva un rato ajustando detalles y mínimo dos propuestas. Pues esta señora piensa que soy una máquina de hacer flyers y diseños, se entiende que no sepa, pero hay maneras de dirigirte a las personas y a veces veo que poco le falta para tronarme los dedos. 

No mentiré, la situación es teeeeeeeeeeensa. Hay días que no pasa nada, me refiero a que todo va tranquilo y sin ningún tipo de diferencias, pero hay otros en los que de plano parece que solo buscan una forma de reprocharme algo. En ocasiones tengo listos los pendientes, los pide y aunque sepa que todo va bien, algo, algo encuentra para decirme que no estoy haciendo bien las cosas.

A todo súmenle que se estaban haciendo patos para aumentarme el sueldo, porque al entrar quedamos en que 4 semanas estaría ganando como un ''sueldo de prueba'' y a partir de la 5ta, semana ya llegaría mi aumento, pues ya era la 6ta semana y nada! ese día fue la primera vez que tuvimos una diferencia.
La asistente no llegó, pues tuve que responder llamadas, y no es nada del otro mundo, cuando ella tenía que ir al sanitario o a comprar algo de beber, simplemente yo tomo la llamada y anoto el nombre de la persona y el motivo de la llamada. Así que ese día yo como cualquier otro momento, tomé la llamada, pedí nombre y anoté el asunto, ni lo hubiera hecho, porque la mujer hizo mala cara, dijo que así no se tomaban las llamadas, que anotara exactamente hora, fecha, número telefónico y sabe que tanto, pero que no solo lo anotara en una libreta, que lo anotara en dos libretas. Pero lo dijo en una forma tan mamona, tan ojete que sí me molesté y les dije ''Pues, no sabía que entre mis actividades estaba el ser recepcionista, como no lo soy, yo creo que por eso lo hago todo mal'', las caras que hicieron son de antología... admito que fui demasiado irónica, quizás debí haber sido más sutil. No, no me corrieron, hablamos y me reprocharon que todavía no tenía resultados, apenas llevaba una semana de haber implementado los nuevos flyers (que estaban culerísimos los que tenían) y cambiar el logo (una cosa verde horrible y al final solo quisieron que le cambiara los colores), les dije que iba a tardar de 3 semanas a 1 mes para tener resultados y les valió, me cagaron el palo por un friego de cosas, me sentí como bombardeada y no aguanté y les saqué el tema del sueldo. Al final si lo subieron, claro, el dinero de la semana que deberían haber empezado a pagarme más, se perdió entre el olvido...

Hace poco, iniciando año tuvimos un leve roce, de ese no me arrepiento. Yo estaba haciendo mis asuntos, luego el doñito me pidió que le ayudara en algo, luego ella me decía que quería una cosa, y así, con uno y otro haciendo aquí y allá a como podía, deje un ratito de editar un flyer para avanzar en esos pendientes y continuar tranquila la edición. Pues de repente con la voz más mas mamona de su repertorio me dice ''¿Ya me puedes enseñar lo que has hecho?, ¿ o estás muy ocupada?'' mamona y aparte intentando ser sarcástica. Sentí como si me hayan mentado la madre, tomé mi orgullo y fui a mostrarle los avances, todo bien, sin embargo, a la mujer se le dio la verborrea y comenzó a echarme en cara que era lenta para hacer mi trabajo, como si yo fuera una esclava comenzó a ordenarme hacer varias cosas, así, a la vez y que las quería ese mismo momento, para entonces yo ya estaba que me llevaba la jodida y le dije: '

- Pues sí, voy a hacer todo eso, pero tampoco soy Flash como para hacerlo todo tan rápido

¡Ni hubiera dicho nada jaja! Porque me lanzó mirada asesina y dijo:

-¿Qué es esa clase de respuesta?

-Pues eso

-¿Cómo que ''eso''?

-Sí, lo que es. Yo no puedo hacerlo todo al mismo tiempo. Esas actividades requieren atención y un cierto tiempo para hacerlas bien, de otra manera me es imposible.

-Esa no es la clase de respuesta adecuada, no debes responder de esa manera, no estamos en un ring de box para pelear, estamos trabajando en equipo y tú solo te muestras como si fuéramos enemigos.

-No es eso, es que le estoy diciendo la verdad, usted quiere que haga todo eso en cinco minutos cuando es humanamente imposible, tengo pendientes que atender y necesito avanzar.

Ante mi postura, simplemente giró los ojos y dijo que continuara con lo mio. Pero todo el rato estuvo con cara de pocos amigos como si esperara que yo me disculpara...

Aunque, debo admitir que estos días le ha bajado a sus dosis de mamona, ha estado relativamente inofensiva. Solo espero no verme en la necesidad de recordarle a su jefecita o mandar todo al carajo.

Mi hermana me dijo que los mande al carajo y les diga sus verdades antes de irme, jajaja

Por ahora estoy aguantando, no tengo ya nada que perder, porque afortunadamente mis deudas se han ido. Así que solo esperaré.

¿Y ustedes qué horribles experiencias laborales han tenido?

domingo, 4 de diciembre de 2016

Tranquilidad, ¡al fin!

Dicen que el dinero no trae la felicidad, y yo lo creo, pero hay algo que por supuesto te dá el dinero: tranquilidad. Es que con el par de pesos que tengo en la cartera me siento en calma, como que no hay presiones por conseguir más o no tener para pagar el camión de la mañana, o el desayuno. 

No significa que tenga una millonada, pero algo es algo, y más si lo has ganado haciendo lo que sabes y lo que te gusta. 

Por si no lo han comprendido, sí, ya tengo un empleo. No había querido decir nada hasta que pasara la primer semana, pero ahora puedo decir que tengo un empleo y pretendo estar ahí un buen tiempo. Estoy tranquila por primera vez en mucho tiempo, eso es ganancia.

Lo bueno de haber estado tanto tiempo desempleada es que me dio la oportunidad de meditar en qué podré gastar mis ingresos, de por sí soy una tacaña (no me da pena, debo admitirlo) y armé un plan para ahorrar y no cometer los errores de antes, el no ahorrar lo suficiente (aunque siempre he procurado guardar una parte de dinero por si acaso).

Como era de esperarse, los engranes comienzan a girar y el mecanismo de mi vida ha dejado de estar estancado.

Hay bastantes cosas por hacer, pero ya van avanzando y eso es un gran alivio.

Por ahora...

Mi lado friki sale a flote entre horas laborales, la semana se me fue como agua por el entusiasmo de ver el nuevo episodio de Naruto Shippuden y de Dragon Ball Super, ¿acaso algún día pensaré de manera sensata?, jajajaja. Me inspiró el pensar que el jueves llegaría el capítulo de Naruto y que el sábado el de Dragon Ball Super, además de que el martes llegará la nueva temporada de Club de Cuervos, ¡me encanta esa serie!, ¡ya quiero verla!

Tuve lo que se considera un ''orgasmo otaku'' al ver el capítulo 484 de Shippuden, tanto que el viernes estuve rebozando de alegría todo el día y no me importó tener toneladas de pendientes por hacer, es qu efue un capítulo ¡perfecto!



Bueno, algún desperfecto tenía que tener mi ''madurez'' de adulta joven :p

Y así las cosas...

Au Revoir!!