lunes, 21 de marzo de 2016

Así en la Polaca como en el Cielo

Hace ya casi 4 años, estaba en su apogeo el movimiento Yo soy 132, de entre mis recuerdos me queda la franca certeza de haber sido de las pocas personas no pertenecientes a las filas del Prian y NO perteneciente a la izquierda que le criticaban duramente, sabía que era un circo estúpido y oportunista, jamás les creí, ¿por qué?, porque eran en su casi totalidad niños sin idea de lo que es la política y la lucha social, desde luego, yo tampoco era ejemplo de ello, pero por lo menos no me jactaba de serlo.
De ese tiempo a la fecha han ocurrido tantas cosas, tanto aprendizaje.

Siempre le ''huí'' a la política, no por temor, sino por el concepto que tengo de ella, cuando naces en el sexenio de Salinas, tu infancia la vives en el de Zedillo y la adolescencia la divides entre los tiempos de cambio con Fox y luego Calderón, supongo que vas perdiendo la fé. Mi padre hablaba tanto de Colosio y los ''si no lo hubieran matado...'', eso marcó las expectativas sobre la polaca.

Y por increíble que parezca, para mí el Peje era un viejo escandaloso, uno de esos tipos que gritan mucho y nadie toma en cuenta, simplemente contenido jugoso para los programas de TV como Hechos de Peluche o El Privilegio de Mandar, un ruco que amaba los segundos pisos.

La negación, la indiferencia política era constante y ciertamente eso de perder el tiempo en marchas, reuniones, yo qué sé, cualquier cosa era innecesaria cuando habían comidas con amigos, paseos y por supuesto... había que trabajar, porque de hecho, soy consciente de que a las ratas de la política los plantones los tienen sin cuidado cuando ellos poseen el control y las armas de fuego... siempre y cuando no descubramos que somos mayoría y...

Para las elecciones de 2012 yo estaba más enfocada en estar en el ''argüende'', no me importaba mucho la postura, porque ningún candidato me daba confianza, todos eran idiotas esperando agarrar su hueso, como cualquier político. Iba de aquí a allá, conviviendo con el PRI y el PAN, conociendo el funcionamiento a como me era posible.

Entonces, luego del fraude, le perdí la pista a todo eso, dejó de ser interesante, aunque cansina la victoria del mequetrefe, no había esperanza, ya todo estaba perdido y había que seguir adelante, había que luchar por mejorar aún con un gobierno tan sucio.

Pronto conocí a alguien, un loco que solo hablaba de ese señor que adoraba los segundos pisos y después me involucré en esto.

Ahora, luego de un par de años, comprendí tanto y ví mucho, es que no se necesita ser un sabio para desmenuzar y descubrir toda clase de acciones, estar consciente de que así es la política, porque cuando un grupo de personas es tan grande, queridos amigos, solo un iluso podrá pensar que será limpio y perfecto. Así son las cosas, ni en las grandes franquicias hay un orden recalcitrante, porque los seres humanos somos distintos, unos podemos ser más emocionales y otros no, la vida a mayor escala. La lucha del poder es tremenda, es sangrienta, es despiadada y no tiene sensaciones, aquí no vengas a hacer amistad, aquí ven a luchar con la corriente o contra ella, pero hazlo o hazte a un lado.

Sin embargo, la evolución de una postura es constante, entonces, me encuentro en el punto en que comprendí al partido, soy parte de él, sé cómo funciona, sé que hay problemas pero también sé que no se le puede comparar con un PRI, PAN o PRD, porque son organismos distintos, aún si Morena está formado por gente proveniente de otros partidos la diferencia es grande en cuanto a la consciencia de los que están dentro, no, no es desde un punto de vista romántico e idealista, es desde mi desdén y decepción que lo describo. 

Actualmente en la región hay una serie de problemáticas y líos internos que tristemente se han convertido en externos, que si los empresarios que llegaron de x partidos, que si estos y aquellos, ¿tendrá sentido todo esto?, ¿es el principio del fin?, ¿si ellos se supone son los menos peores entonces ya valió progenitora?, ¿se puede confiar en alguno?

En conclusión, todo mundo eventualmente querrá poder o beneficios, y no lo digo yo, lo dice la naturaleza humana, claro, la diferencia radica en cuantos están dispuestos a compartir con nosotros, con los de abajo, con los jodidos que apenas si completamos para el camión del diario, con los que no tenemos dinero para cenar fuera, con los que no tenemos para comprar ropa y calzados decentes, con los que nos partimos la madre estudiando y/o trabajando para salir de este pinche hoyo que es la situación precaria, porque mientras ellos están haciendo sus acuerdos sobre como repartir el poder con trajecitos de satín, sus cenitas en lugares pipirisnais y cafecitos de Starbucks, nosotros queremos que dejen el pinche egoísmo, roben no hay problema, igual lo van a hacer aún si no está permitido, pero no sean tan hijos de la chingada y piensen, pónganse un momento en el lugar de nosotros, porque desgraciadamente, dependemos de ellos, de ustedes.

Y mañana llega AMLO, a ver cuánto jaleo se arma...
Por lo pronto, desde mi corazón y con los ojos abiertos, con plena conciencia de lo que pasa, yo continuaré en la militancia, el beneficio de la duda empieza hoy.

Au Revoir! 


jueves, 10 de marzo de 2016

Deshumanización

Estoy dentro de un remolino, o un tornado...
Trato de escapar y no puedo, es como esos laberintos por los que corres de un lado a otro y simplemente estas atrapado, puedes corres hacia izquierda, derecha, detrás o adelante y no lograr salir.

Supongo que es una racha solamente. Hago de todo o por lo menos lo intento. Mi economía es mala, así que me dedico a ahorrar o ''estirar'' el dinero como pueda, ya sea usando cupones para comida, tarjetas de descuento, aprovechar la credencial de estudiante para el transporte público o caminar largos trayectos para ahorrar un taxi o camión. De todos modos, a veces no puedo, pero no es como que me pese demasiado, son pequeños sacrificios que como estudihambre dependiente económicamente debo afrontar.

Por supuesto, he buscado empleo, de verdad necesito un trabajo. A mi no me gusta dar a notar mi falta de dinero, así que las personas me ven como tacaña, ojalá solo fuera tacaña, pero simplemente no tengo a veces ni $10, claro, en momentos cada 2 semanas de ahorrar 1 ó 2 pesos por día, logro juntar 20 ó 30 para comprarme algún ''lujo'', como unas papas, galletas o una nieve porque ya ni fruta seca, está muy cara. Bueno, no, porque me sobreesfuerzo para no perder proyectos y lo ahorrado se va en más pasajes.

Entonces, obvio opinarán que siga buscando trabajo, y eso hago, ya perdí la cuenta de los sitios a los que he enviado mi cv y en los que he dejado solicitud de empleo físicamente. Y es la historia repetida de ''nosotros te llamamos'', ''es que si cumples con el perfil, pero no tienes la disponibilidad que requerimos'', ''nuestro horario es flexible, tienes las aptitudes, pero no la experiencia suficiente'', ''nos gustó tu perfil, solo que ya contratamos'', '' sí, pero necesitamos disponibilidad y no tienes experiencia en esto'', ''claro, muy bien, pero...'' desde puestos ejecutivos hasta de limpieza. 

Si tuviera un trabajo las cosas me pintarían mejor. Y de igual manera, no tengo tiempo, es como... ¿mala suerte? Porque me despierto temprano, cosa que detesto pero hace un par de meses que lo hago para mantenerme a flote y hacer todo los pendientes, el punto es que siempre pasa algo; dejo todo listo, solo falta, por ejemplo cepillarme los dientes, así que voy por mi cepillo y no está donde lo he dejado (sobre la cómoda) lo busco y no aparece, entonces voy por el cepillo de repuesto y tampoco aparece. Son pequeños detalles que surgen por más que haga para evitarlos pasa. El otro día iba a tiempo para mi clase y simplemente el camión no pasó y el que pasó ni siquiera se detuvo, como si yo fuera invisible y me dejó mientras yo corrí detrás agitando los brazos y gritando con todas las fuerzas posibles.

¿Mi peso? He querido continuar las rutinas de ejercicio, pero ¿a quién engaño?, ya ni voluntad tengo, mi cuarto, el único lugar privado para ejercitarme: tiene goteras, así que el ya reducido espacio está invadido por cubetas y recipientes, no, por supuesto no hay material para repararlo, que lo haría con las propias manos pero ¿con qué cubro los agujeros?, ¿con chicles?...

Me gusta salir a trotar, correr y tomar aire, pero ni zapatos adecuados tengo. Poco a poco se ha ido gastando mi calzado, los tenis deportivos fueron los primeros, luego unas botas de piso (tan cómodas) que se despegaron, al final me han quedado botas con tacón, es irónico que quienes me ven dicen ''oye, tu siempre entaconada y tan formal'', si supieran que los uso porque son los únicos zapatos que tengo. La ventaja es que aprendí a dominar el arte de caminar con tacones sobre suelos de tierra, grava y subir escaleras hasta el infinito, ¡ja!

Como he subido de peso, ya la ropa no me queda, y solo tres pantalones me quedan, mismos que intercalo diariamente, un tip para evitar el desgaste es que en cuanto llego a casa me pongo la pijama, para evitar ensuciar y preservar los tejidos. A veces quiero comer sano, dejar azúcar, grasas, pero la poca fruta que a veces hay en casa ni alcanza... Para quienes se preguntan la razón de por qué existe tanta obesidad entre aquellos que viven en la pobreza: la fruta está cada vez más cara, los cereales de fibra ¡jaaaaa!, todo es carísimo, lo que resta es comprar pollo, huevo (caro, por supuesto, aunque rendidor), aceite, tortillas y te ahorras algo. Siendo honesta, la soya podría ser un aliado, y sí, aveces como soya... con huevo. 

¿Quieren saber si salgo con alguien? ¡Jaaaaa! Con este cuerpo y este desastre de vida, no tengo tiempo para eso. Intenté darme la oportunidad con alguien que me lastimó tanto, luego quise volver a confiar y comprobé que simplemente hay lujos que no puedo darme. Es gracioso porque, veo a mi alrededor y la gente como yo es tan poco interesante, los tipos buscan mujeres mayores con poder adquisitivo que los inviten a comer a restaurantes lujosos, o aunque no les inviten nada, jamás se interesan en alguien así, como yo. Porque si ellos están en las mismas que yo, siguen prefiriendo chicas con más de $100 en el bolsillo porque ''ellos les muestran que el amor todo lo puede y no importa si eres pobre, ellos están dispuestos a enseñarles lo que de verdad importa'', ahora todo se trata de tener un estatus, de quién y cuanto tienes.

A las personas así, solo te hablan para... ¿sexo?, ésta modernidad líquida ha deshumanizado a la sociedad, detesto tanto que las personas subestimen o pretendan que uno no siente, que uno es simple objeto, que te pueden tratar con la punta del pie. Es que son tan individuales que no les importa más que lo propio, es egoísta el pensar que tus acciones no tienen consecuencias. 

Y en consecuencia, nosotros terminamos convertidos en seres hoscos, desconfiados que prefieren mantenerse al margen de las relaciones sociales para evitar ataques o mentiras. 

En caso de que aquello de la deshumanización se trate de un simple cuento y en el camino me encuentre con alguien que valga la pena... no tengo tiempo, es egoísta arrastrar a alguien en el remolino que es mi vida y siendo honesta, pensaré a cada momento si es real. Pero da igual, a estas alturas ese es el último de mis dilemas.

¿Salud? Mal, dolor de riñón, migrañas, presión baja. No tengo dinero para ir al doctor, ni tiempo para filas en el IMSS, pero soy optimista, como diría AMLO, debe ser estrés puro.


Quería y espere para entrar a un lugar, pero resultó que las vacantes estaban agotadas. A veces creo que si fuera alta y blanca tendría mayores oportunidades en este país tan discriminatorio, que odio admitir, últimamente he sido víctima de discriminación (y por seres más prietos que yo, el chiste se cuenta solo), jamás había pasado y espero no se repita porque es horrible, aún así yo no estoy avergonzada por mis rasgos (sólo por el peso, no tengo ropa que me ajuste), sobre ser mujer, bueno, que terminas acostumbrada a ser echa a un lado por serlo, luego por ser joven ''inexperta'' y veo a mocosas de 16-17 años con hijos y como son señoras ya pueden hablar y lo que digan es razonable porque tienen hijos pero yo con 24 años a cuestas opino y no debo hacerlo ya que ''soy inexperta''...  

Curiosamente, los que más critican y discriminan, son aquellos de economía regular, piel más oscura que la mía y obviamente, compatriotas. Cuando me topo con un gringo, uno real de ojo azul, piel blanca y cabello rubio son amables, humildes y se esfuerzan por hablar en español; argentinos, colombianos, cariocas, costarricenses son igual de amables, ¿entonces por qué somos crueles con nuestra propia gente?

No puedo hacer NADA, si me pongo a escribir se va la inspiración, es una sorpresa que al momento no se hayan ido las palabras, todo fluye y me alegro tanto. 

Me mantiene a flote... no lo sé, haré lo posible para salir del abismo.

Metro y medio, sobrepeso, joven, ''tez humilde'', sin dinero, inexperta, sigo el camino sin ser ''luchona'' o ''cabrona'', ya que termine la carrera van a saber quién soy, es una advertencia.


Au Revoir!!