lunes, 21 de marzo de 2016

Así en la Polaca como en el Cielo

Hace ya casi 4 años, estaba en su apogeo el movimiento Yo soy 132, de entre mis recuerdos me queda la franca certeza de haber sido de las pocas personas no pertenecientes a las filas del Prian y NO perteneciente a la izquierda que le criticaban duramente, sabía que era un circo estúpido y oportunista, jamás les creí, ¿por qué?, porque eran en su casi totalidad niños sin idea de lo que es la política y la lucha social, desde luego, yo tampoco era ejemplo de ello, pero por lo menos no me jactaba de serlo.
De ese tiempo a la fecha han ocurrido tantas cosas, tanto aprendizaje.

Siempre le ''huí'' a la política, no por temor, sino por el concepto que tengo de ella, cuando naces en el sexenio de Salinas, tu infancia la vives en el de Zedillo y la adolescencia la divides entre los tiempos de cambio con Fox y luego Calderón, supongo que vas perdiendo la fé. Mi padre hablaba tanto de Colosio y los ''si no lo hubieran matado...'', eso marcó las expectativas sobre la polaca.

Y por increíble que parezca, para mí el Peje era un viejo escandaloso, uno de esos tipos que gritan mucho y nadie toma en cuenta, simplemente contenido jugoso para los programas de TV como Hechos de Peluche o El Privilegio de Mandar, un ruco que amaba los segundos pisos.

La negación, la indiferencia política era constante y ciertamente eso de perder el tiempo en marchas, reuniones, yo qué sé, cualquier cosa era innecesaria cuando habían comidas con amigos, paseos y por supuesto... había que trabajar, porque de hecho, soy consciente de que a las ratas de la política los plantones los tienen sin cuidado cuando ellos poseen el control y las armas de fuego... siempre y cuando no descubramos que somos mayoría y...

Para las elecciones de 2012 yo estaba más enfocada en estar en el ''argüende'', no me importaba mucho la postura, porque ningún candidato me daba confianza, todos eran idiotas esperando agarrar su hueso, como cualquier político. Iba de aquí a allá, conviviendo con el PRI y el PAN, conociendo el funcionamiento a como me era posible.

Entonces, luego del fraude, le perdí la pista a todo eso, dejó de ser interesante, aunque cansina la victoria del mequetrefe, no había esperanza, ya todo estaba perdido y había que seguir adelante, había que luchar por mejorar aún con un gobierno tan sucio.

Pronto conocí a alguien, un loco que solo hablaba de ese señor que adoraba los segundos pisos y después me involucré en esto.

Ahora, luego de un par de años, comprendí tanto y ví mucho, es que no se necesita ser un sabio para desmenuzar y descubrir toda clase de acciones, estar consciente de que así es la política, porque cuando un grupo de personas es tan grande, queridos amigos, solo un iluso podrá pensar que será limpio y perfecto. Así son las cosas, ni en las grandes franquicias hay un orden recalcitrante, porque los seres humanos somos distintos, unos podemos ser más emocionales y otros no, la vida a mayor escala. La lucha del poder es tremenda, es sangrienta, es despiadada y no tiene sensaciones, aquí no vengas a hacer amistad, aquí ven a luchar con la corriente o contra ella, pero hazlo o hazte a un lado.

Sin embargo, la evolución de una postura es constante, entonces, me encuentro en el punto en que comprendí al partido, soy parte de él, sé cómo funciona, sé que hay problemas pero también sé que no se le puede comparar con un PRI, PAN o PRD, porque son organismos distintos, aún si Morena está formado por gente proveniente de otros partidos la diferencia es grande en cuanto a la consciencia de los que están dentro, no, no es desde un punto de vista romántico e idealista, es desde mi desdén y decepción que lo describo. 

Actualmente en la región hay una serie de problemáticas y líos internos que tristemente se han convertido en externos, que si los empresarios que llegaron de x partidos, que si estos y aquellos, ¿tendrá sentido todo esto?, ¿es el principio del fin?, ¿si ellos se supone son los menos peores entonces ya valió progenitora?, ¿se puede confiar en alguno?

En conclusión, todo mundo eventualmente querrá poder o beneficios, y no lo digo yo, lo dice la naturaleza humana, claro, la diferencia radica en cuantos están dispuestos a compartir con nosotros, con los de abajo, con los jodidos que apenas si completamos para el camión del diario, con los que no tenemos dinero para cenar fuera, con los que no tenemos para comprar ropa y calzados decentes, con los que nos partimos la madre estudiando y/o trabajando para salir de este pinche hoyo que es la situación precaria, porque mientras ellos están haciendo sus acuerdos sobre como repartir el poder con trajecitos de satín, sus cenitas en lugares pipirisnais y cafecitos de Starbucks, nosotros queremos que dejen el pinche egoísmo, roben no hay problema, igual lo van a hacer aún si no está permitido, pero no sean tan hijos de la chingada y piensen, pónganse un momento en el lugar de nosotros, porque desgraciadamente, dependemos de ellos, de ustedes.

Y mañana llega AMLO, a ver cuánto jaleo se arma...
Por lo pronto, desde mi corazón y con los ojos abiertos, con plena conciencia de lo que pasa, yo continuaré en la militancia, el beneficio de la duda empieza hoy.

Au Revoir! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario