domingo, 22 de mayo de 2016

Lo terrible del mar es morir de sed

¿Apoco no extrañaban mis letras cargadas de cursilería y dramas catastróficos de la simple vida de una clase mediera e intento de periodista?
Pues, estoy a merced de ustedes, tomen lo que ofrezco, porque es lo único que hay...
Sí, los he echado de menos, más de la cuenta, eso es seguro... [Inserte un beso tronado]

Pero, estoy enloquecida... a veces te das cuenta de que has salido de un fuerte torbellino para entrar a un caótico terremoto, una explosión volcánica*

Como cuando ese volcán que ha estado tantos miles de años dormido... surge desde el mundo de los sueños y se hace presente para que ocurran terremotos, maremotos y haga parecer a los torbellinos una simple ventisca.

¿Tanto tiempo y tú sin notarlo?, ¿cuándo planeabas despertar?
La verdad ni yo lo sé, estuvo ahí, pero tan pasivo que llegué a ignorar su existencia.

Ahora es momento que... ¡da lo mismo!
Solo sé que siento y a la vez me da gusto, ¿qué de malo podría pasar?, ese torbellino me ha dejado preparada para toda contingencia, ¡yo no soy cobarde!

Es que es hasta risible, porque siendo franca, hace semanas recordaba con recelo el torbellino y un buen día, uno de esos con cafecito por la mañana y algo de Bunbury para amenizar, de esos, abrí los ojos y lo supe TODO... cuando no puedes dejar de pensar en un simple guiño de ojo... en el sonido de una voz, ¡una voz tan común!, ¡ideas tan... tan simples y arcaicas!, ¡es que no le gusta casi nada, más que dedicarse a la vida ermitaña!... ¡y yo que me mareo de pensar en el encierro!

Y sí, estoy al tanto de las imposibilidades y agradezco que ha ayudado tanto a que yo recupere el amor propio, ha ayudado tanto a que surjan estos deseos de continuar, ¡de comerme el mundo!, ¡de creer en mis propias virtudes!

Más que sentirme viva, estoy en guardia, estoy al tanto de los hechos y las posibilidades de un desastre incomparable con cualquier otro en mi humilde tiempo de vida.

Lo que me encontré en el subterráneo de 5y10, en mi amada Tijuana



¿Le dije que en 9 días (es posible que cuando lo leas sean solo 8) cumplo ya un cuarto de siglo?

Una explosión que me llenó de vida...  Por supuesto, él no se da ni cuenta e imagino así será por un buen tiempo, lo prefiero, no me voy a arriesgar a perder más de lo que me ha ayudado a ganar... y como diría Gustavo... Siempre seremos...




Siempre, mi querido Prófugo... ♥




*La palabra erupción me parece nauseabunda.

4 comentarios:

  1. No entendí ni jota, perdón :P 25años no es nada, eres una niña.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni yo jajaja, temas entretejidos, eso es jajaja
      Gracias :3 tú eres un amor, te mando un abrazote!!

      Eliminar
  2. Se llama crisis de los 25, a mi recién me acaba de dar.
    Hice una entrada bien penden, no sé ni que escribí.
    Por cierto, pensé que eras más joven a lo que yo recuerdo de hace años cuando abriste tu blog.
    Saludos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Medio borde y piratón el asunto, pero todo va con calma. Llegué a pensar que solo me pasaba a mi, pero ya alguno que otro amigo y conocido me ha contado sus experiencias y bueno... no estoy tan mal, creo jajaja. Eso me han dicho, cuando empecé el blog tenía 18, en 2009 y se me ha pasado volando!
      Saludos!! :)

      Eliminar