Ir al contenido principal

A paso lento

Las migajas que he dejado poco a poco las voy tomando, no vaya a ser la de malas que alguien más las vea y descubra que perdí más de lo que gané.

Y yo tan acostumbrada a hacer alharaca por todo, ¿qué me queda ya de dignidad? Si es que tuve algo de ello.

La cabeza me da vueltas, quiero y no quiero. ¿Existirá una manera rápida de olvidar sentimientos?, ¿es posible borrar recuerdos que alguna vez te llenaron de vida, que por un instante pegaron las partes rotas?
Ya ni llorar me sirve, ¡pero ahí voy cómo siempre!, no, si ya lo digo tantas veces, uno debe aprender de todo, uno debe abrir muy bien los ojos antes que el alma.

¡Pero si ya lo dije! yo no espero nada, ¡caray!, pero claro que no, hace años que dejé de hacerlo. Sin embargo eso no me devuelve la calma.

Yo no te conozco, no somos nada ni lo fuimos, ni lo seremos, pero a veces yo...

Pero nada, ocupo dejar el estado de estupor, ocupo, requiero dejar de navegar entre la bruma, y sí, no es un secreto que tengo ganas de volver a escapar, largarme lejos lejos y perderme, pretender que no existe, que no existimos. Quiero abandonarme, quiero ser libre y caer tanto como mis pulmones lo permitan. 

Perderme de las partes rotas, como esos nuevos inicios que te venden los libros de superación personal, así, eso quiero yo.

Cerrar los ojos y al abrirlos despertar dentro de un hermoso sueño, despertar bajo la lluvia de esas calles coloniales, de esas avenidas empedradas, de esos campos tan verdes y tan vivos que me roben las ganas de ya no seguir.

El desierto ya no me llena, solo me hace no querer nada. 

Ese desierto temible, 2015, by Retro Spirit

Existo, si me lo preguntan.

No, mis ojos nunca han estado tan secos. 

¿Pero cómo regreso al tiempo antes del torbellino?

Mi querido torbellino. Me provocas reír sin parar.

Yo tan llena de miedos, yo tan confundida, yo tan olvidada, yo tan fiel al recuerdo. Tú tan indolente, tú tan aparte, tú tan obstinado, tú tan en otros mundos. ¿Pa' qué vienes y vas tantas veces?, quédate o vete pero hazlo ya... 

¡Bendida juventud!, esto pasará, los torbellinos no duran tanto. Pero cómo dejan huella...

Ahora solo falta terminar tantos pendientes, con decirte que ni tiempo voy a tener.
Por lo pronto, buenas noches, hoy la escritora se pondrá a trabajar.

Au Revoir

Comentarios

  1. Tu torbellino te hace escribir tan de bella manera. Bendito sea por sacar de ti lo mejor de tus letras.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Mi adorada Malque, es todo un placer el leer tus comentarios. Ese torbellino, ya no sé si es bendito o maldito...

    Muchas gracias, te mando un fuerte abrazo :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario