jueves, 20 de febrero de 2014

Los colores de mi todo

A veces el blanco se torna en mi mundo y llego a la luna que me inspiró a volver a adorar. Luego el café, ese me dio calma cuando el violeta me dió desconfianza. El verde esperanza, ánimo entusiasta pero el azul, ese color de la desilución, ese color que me recuerda porque la soledad siempre es mejor para suprimir el rojo del dolor que prefiero omitir. Y por lo pronto sigo esperando el cálido naranja que me inspire a confiar y me incite a ser capaz de amar y soñar.

"Quisiera que como a cualquiera, algo me sorprendiera..."


P.d.: ya merito me idiotizo con el mundial, no os preocupeis...