miércoles, 27 de noviembre de 2013

De como los debates resultan exquisitos

 Hay temas que resultan de lo más interesantes pero que a la larga les falta ese plus que convierte cualquier tema en algo parecido a una catfight. El fútbol es por excelencia de esos que convierten una conversación cálida y amistosa en una batalla campal, y es tan sencillo hacerlo que solo necesitas decir Real Madrid para que alguien diga Barcelona y luego alguien más diga Ronaldo, otro Messi, balón de oro y listo: controversia garantizada.

Si bien, en el fútbol las disputas por que equipos lideran la tabla de posiciones son apasionadas, basta con demostrar con los resultados quien es el mejor, sacar estadísticas y campeones de goleo para que los ánimos se enfríen. Puede que existan momentos en los que no pase lo que describo, pero dentro de una quiniela el marcador siempre tendrá la última palabra, y también en el tenis (alguien dirá Nadal, otro Federer y uno más Djokovic), o en el box, simplemente una pelea en el que los contrincantes sean de países distintos; da lo mismo, marcador y punto.

Sin embargo, no hay debates más apasionados que los políticos. Y es que la política es pragmática, es versatil, es volátil. La política tan llena de nombres, apellidos y tendencias: eres comunista, apoyas el marxismo, leninista, fascista, neoliberal o te conformas con un capitalismo simple. Cualquiera que sea la tendencia, basta unir a un par de mentes con diferente ''lado'' y hágase la guerra. En lo particular, disfruto de los debates izquierdistas, ellos, y no es por tendenciosa, cuentan con argumentos mejor armados y más a favor de la justicia que la de un ultraderechista. El de la derecha se irá por el lado de ''costumbre, tranquilidad, nopasanada, dejennuestrosnegociosmillonariosenpaz'', aceptando aquello que este a favor de todo aquello que cumpla con las costumbres que la iglesia aprueba, por ello resulta aburrido escuchar lo mismo que te diría un sacerdote el domingo en el sermón. Del otro lado de la balanza, aquellos que están del lado de los ''menos afortunados'', progresistas, defendiendo a una sociedad laica (no por ello ateos), apoyan las revoluciones. Y no olvidar a los que se sienten neutrales, really?, es posible y a la vez imposible, ¿me explico? 
R=

Ok. A lo que voy es que siempre habrá un lado/tendencia que tenga la mayoría de aceptación en particular, así se sientan los más neutrales del mundo, les encanta un lado más que el otro, desgraciadamente, los que se dicen neutrales aprecian con demasía los bienes materiales, tanto que compran hasta... enough!, de manera que mi premisa es válida.
                                                                        
Y que mencionarlo, aquí en México, una batalla sabrosa es pejelovers vs peñalovers.                                                                                                       
Ahora, ¿qué pasa si unes a dos partidarios bien informados, documentados y con elocuencia fascinante?
Un exquisito debate.

Creo yo, que ya se imaginaran que bando gana, hagan conjeturas, no hay problema. El punto es que desde fuera, siendo solo un espectador, es sumamente ilustrativo ver estas batallas, te enteras de datos curiosos y vas armando tu propia postura. Es enriquecedor, pues siempre he recomendado ver las dos caras de la moneda antes de aceptar cualquier verdad.

 De cualquier manera, los debates nos remontan siempre a las rivalidades tipo: blanco o negro, chivas o américa, Marilyn o Jackie, Ronaldo o Messi, Federer o Nadal, Perry o GaGa, Goku o Vegeta, Cerati o Bunbury, etc.                
                                                                       
     
Entonces, ¿armamos debates exquisitos?

Au Revoir ♥                                                                                                                   
               

3 comentarios:

  1. Bunbury y al que diga lo contrario se las verá conmigo :P

    ResponderEliminar
  2. Por qué no tener una posición "ambigua", ni una cosa ni la otra... aunque a lo último, esos pares opcionales digo: Messi, Ceratti. Goku, Gaga, Federer, entre blanco y negro jajaja ninguno. Y al principio estaba como la cara de ese gatito "re simpático".

    ResponderEliminar
  3. yo era mucho de armar debates,me gustaban mucho los políticos y los religiosos,aunque también era bueno para los deportivos y los musicales,después me tope con personas que no estaban abiertas a mas opiniones y se me hizo aburrido y tonto tratar de compartirles mis ideas así que opte por empezar a leer libros de filosofía y ciencia ficción y m volví adicto a ellos..saludos

    ResponderEliminar